El deterioro de la metilación en niños autistas

 Cuando me levanté de la cama esta mañana, tenía planificado trabajar en la continuación del artículo «No por mucho metilar…» que dejé a medias hace unos días, porque se ganó una segunda parte.

Pero tras desayunar y sentarme a hacer la habitual revisión de mi correo y las publicaciones de mis fuentes de estudio, me encontré con este video, y supe que quería compartirlo. Admiro la capacidad de explicar las cosas complejas de una forma tan sencilla. 

Una vez más, me valido. Una vez más, miro mis huellas y al camino recorrido con la aceptación de quien sabe que los pasos dados son los adecuados. 

«Lo excitante sobre toda esta investigación médica respecto de la inflamación cerebral, disfunción digestiva, disfunción mitocondrial, es que si es médica, es tratable, y si es tratable, es reversible».

«La recuperación no se trata de no estar en el espectro. Se trata de que tu cerebro se sienta mejor, se encuentre mejor». 

No puedo por más que reconocerme en esa rigidez. En lo necesario de mis rutinas. Y de mis horarios. Y aún a día de hoy escucho con dolor un «mírame a los ojos cuando te hablo». No siempre puedo. Y no siempre soy capaz de comunicar y expresar lo que quisiera transmitir en el terreno de las relaciones humanas. De hecho, soy un auténtico desastre ahí. 

Pero si algo sé hoy que durante muchos tiempo no supe es quien soy. Y dedicarme el tiempo suficiente para conocerme me enseñó a saber cómo funciono. Y me dio una paz y aceptación que antes no tenía. Me enseñó a poner límites cuando se trata de darme, y a no castigarme cuando no encajo en el perfil de quien reclama que lo haga. Me enseñó que cuando no me respeto, no puedo pretender que nadie lo haga. Que mi espacio y mi tiempo son necesarios, y que si le doy a mi cuerpo lo que necesita y quito lo que no ayuda, mi cerebro no se inflama, y yo, me siento mejor.

He traducido el vídeo y a continuación encontrarás la transcripción. Se trata de mi traducción de andar por casa, así que, si encuentras alguna errata, dímelo, ¿vale?    🙂 

Lo que voy a hacer es explicar algunos conceptos de bioquímica bastante complejos. Como no soy bioquímica voy a usar algunas imágenes para mostrar la importancia de que ciertos ciclos en el cuerpo de tu hijo funcionen bien y como todo está conectado.

Entonces, este es el ciclo de folato. Este ciclo produce todas las células en el cuerpo.

Entre 40 – 70% de los niños con el diagnóstico tienen problemas con este ciclo rosa, la forma en que funciona el ciclo del folato.

Justo a la derecha del ciclo del folato está el ciclo de metilación, y la mejor forma de entender la metilación es saber que cuando un bebé es concebido, no está metilado. Y ellos, crecen sobre el proceso de la metilación. Así que, este ciclo, muestra un 90% de disfunción en niños con el diagnóstico.

Juntos estos 2 ciclos funcionan para crear una batería en el cerebro. Esta batería se llama glutatión.

En niños con autismo, esta batería está 80% agotada y es lo que está limitando el desarrollo.

Esencialmente, el cerebro de tu hijo sólo puede desarrollarse en la medida en que el glutatión puede alcanzarlo.

Glutatión es agotado por cosas como plomo, mercurio, aluminio, cadmio, cosas como Bisfenol A.

Esta batería juega un rol crucial en gestionar la química cerebral.

Los neurotransmisores gobiernan todo desde el lenguaje, desarrollo social, procesamiento sensorial, función cognitiva. Así que, si estos ciclos no están funcionando bien, vamos a tener trastornos en el equilibrio del cerebro.

Lo que ocurre cuando no tienes suficiente glutatión, es que terminas teniendo mucho glutamato. El glutamato es el neurotransmisor más abundante en el cerebro, pero debe ser gestionado adecuadamente. Cuando el cerebro tiene mucho glutamato, empieza a estar muy excitado. El glutatión debería ayudar a manejar esa excitabilidad, pero, si no puede, esa excitabilidad puede llegar a un límite tóxico. Puede llegar tan alto que genere daño en el cerebro.

Esto es lo que vemos para niños con autismo. Cuando el glutamato está tan alto, y, todos nosotros hacemos esto, todos tenemos picos de glutamato y los manejamos con comportamientos repetitivos, olvidas tu pasaporte, tu cartera, estás estresado por algo y tu ritmo va y viene.

Esta es una forma de comportamiento repetitivo que está dirigido a controlar el glutamato en el cerebro.

El problema con el autismo es que el glutamato es tan alto todo el tiempo que niños y adultos quedan atrapados en este mundo repetitivo en el que están. Son muy fijos, muy rutinarios, rígidos y obsesivos.

Así que, la mayoría de lo que hacemos en un tratamiento biomédico es mejorar estos ciclos. Es importante desde un punto de vista de calidad de vida, porque tener tanto glutamato es incómodo.

Además, abre puertas a habilidades sociales, del lenguaje y cognitivas que pueden estar bloqueadas porque el glutamato es demasiado alto.

El ciclo de metilación gobierna unas 200 funciones diferentes en el cuerpo.

Toma el ácido fólico sintético o el folato, y lo convierte a metilfolato. Esencialmente, metilfolato es como oro para el cerebro.

Este donante de metilo, viaja hasta aquí, y se dona a 200 reacciones enzimáticas y bioquímicas diferentes. La mayoría de ellas, son esenciales para el desarrollo.

Una de las más importantes de las que quiero hablar es la forma en que forman las membranas celulares. Éstas son realmente cruciales para el autismo. Sabemos que cuando las membranas celulares están dañadas, vemos más síntomas autistas. Cuando podemos frenar el daño a las membranas, esos síntomas disminuyen.

Tus membranas celulares gobiernan mucho de tu procesamiento sensorial, tu articulación, claridad, skills cognitivos, y tu lenguaje. Este es un centro de comunicación.

Tu membrana celular permite entrar cosas, y elimina toxinas.

Sabemos que nuestros niños tienen problemas con sus membranas celulares. Sabemos que muchos tienen problemas con sus mitocondrias. Y esta es la fábrica de producción de energía en el cuerpo.

La mitocondria crea la “moneda” que impulsa las habilidades motoras, así que cosas como skills motores, y también contacto visual y comunicación porque estas son las mejores habilidades motoras que tenemos, están gobernadas por la función mitocondrial.

Así que, si no tienes un ciclo del folato que esté funcionando correctamente, y no puedes metilar adecuadamente, no tienes glutatión suficiente, vas a generar daño en la membrana celular, y vas a dañar la mitocondria. Así que, la mayoría de la investigación en los aspectos médicos del autismo han identificado algunos problemas con la función mitocondrial, así que, si podemos proteger la mitocondria y empezar a sanar el sistema, vamos a ver mejoras en habilidades generales.

 

La forma en que pienso en esta “moneda” cuando hablamos de las habilidades de lenguaje de tu hijo, es como: “tienes que pagar tus facturas. Tienes que tener dinero suficiente para pagar tus facturas. Tienes que tener energía suficiente para mover los músculos y para alimentar las sinapsis”. Así que, sabemos que nuestros niños que tienen un diagnóstico, a menudo tienen muy pocas sinapsis, y no tienen combustible suficiente. Es un problema de combustible.

Si podemos mejorar el combustible en general, veremos ganancias generales en nuestros niños.

Ahora, diría definitivamente que en mis 14 años de práctica la intervención dietética es la más difícil para las familias. Parece sorprendente e incluso confuso para la gente que cambiar la dieta de tu hijo pueda mejorar su desarrollo. Así que, quizá esto tenga sentido:

Si entre el 40 – 70% de los niños que tienen un diagnóstico, no giran su ciclo rosa muy efectivamente, esencialmente no pueden tomar ácido fólico sintético de cosas como granos, y convertirlo a metilfolato, que hemos mostrado que es esencialmente como oro, cuando hablamos de desarrollo. El ácido fólico sintético en la dieta norteamericana, es alrededor de 5 mg al día, 5000 ug. Eso está bien si puedes convertirlo. Pero si no puedes, este ciclo se atasca y para de moverse.

Otras formas en las que el ciclo del folato puede ralentizarse es la toxicidad. A menudo vemos familias que dicen: si mi hijo ha sido expuesto a plomo o mercurio, ¿tengo que ponerlo en la dieta? Si. Porque esto va de la mano. Cosas como plomo y mercurio, de hecho, frenan el ciclo aquí, así que es más importante incluso para niños que han sido expuestos a metales tóxicos quitar los granos de la dieta.

Cuanto más rápido gira el ciclo rosa, más rápido gira el ciclo verde, más glutatión, mejor gestión de glutamato en el cerebro.

La dieta libre de granos elimina no sólo gluten sino también maíz y arroz. Cualquier cosa que tenga ácido fólico sintético que haya sido fortificado.

Poniendo a los niños en esta dieta, a veces es llamada Paleo, GAPS, SCD, todas ellas funcionan para mejorar el ciclo del folato.

Cuando tu ácido fólico no se está convirtiendo, básicamente, atasca el cerebro.

Así que, imaginemos que estos son los receptores de folato. Los receptores de folato, se unen preferiblemente al ácido fólico, lo que significa que esto está totalmente atascado con folato malo hasta que lo reemplazamos por metilfolato.

Esto sólo ocurrirá si tu hijo está libre de granos al 100%.

La razón por la que hablamos tanto de la dieta es que estimamos, basados en las miles de familias con las que hemos trabajado, que éste es el 50% del potencial de éxito de tu hijo.

Vemos el desarrollo de los niños mejorar dramáticamente, ellos se sienten mejor, hablan más, aprenden más rápido. Este ciclo moviéndose, es una gran parte del éxito biomédico.

La otra parte que las familias encuentran muy difícil es usar inyecciones de b12.

A menudo trabajamos con niños muy pequeños, a veces bebés. Las inyecciones de b12, en realidad, ganan sobre cualquier b12.

El estatus de b12 no importa cuando se trata de mejorar el ciclo de metilación. Utilizamos metil b12. Utilizamos el grupo metilo unido a la b12 como un sistema de entrega, de forma que podamos mover esta rueda verde más rápido.

Sabemos a través de la investigación que si inyectas metil b12, mejorarás la cantidad de glutatión en el cerebro.

Así que, estos dos ciclos, cuando están funcionando correctamente, pueden incrementar tu glutatión. Una vez que tu glutatión está alto, el desarrollo de tu hijo se acelera.

Una de las cosas que vemos en nuestra clínica es que los padres están aterrorizados de que sus niños no van a estar bien, ellos no pensaban que tendían niños “en el espectro”, o tenían niños típicos que luego retrocedieron, así que, ellos quieren una respuesta, quieren saber cómo ayudar a sus hijos a tener menos dolor, a tener mejores digestiones, dormir mejor y no hacerse daño, comunicarse más, y vienen a mí y me dicen, “qué podemos hacer” y yo siempre digo: “queremos grandes resultados, tenemos que hacer grandes cosas”. No vamos a obtener grandes resultados si no hacemos grandes tratamientos. Así que, la dieta es dura, puede ser realmente dura, pero una vez que estás haciendo la dieta y tu hijo se siente mejor, y se comunica mejor, y aprende más rápido, creo que no hay nada más fácil que cocinar y que tu hijo se sienta mejor.

Creo que cuando hablamos de dieta no es sólo que la dieta sea difícil, no es que la b12 sea difícil, no es que tomar suplementos sea difícil. Realmente creo que las familias están aterradas de que no funcione. Creo que a veces el miedo a la esperanza es peor que el miedo al fracaso. Así que, decimos a las familias: “escucha, puede no funcionar, pero si miras a los porcentajes, son 3 meses de tu vida para verlo. Quita los granos, toma las inyecciones de b12, toma los suplementos adecuados que están basados en las pruebas, y normalmente en 3 meses los niños están en su camino a estar mejor. La recuperación no se trata de no estar en el espectro. La recuperación se trata de que tu cerebro se sienta mejor, se encuentre mejor”.

Lo excitante sobre toda esta investigación médica respecto de la inflamación cerebral, disfunción digestiva, disfunción mitocondrial, es que si es médica es tratable, y si es tratable, es reversible. Así que, cuando antes empieces este proceso, más funciones va a tener tu hijo y mejor se va a sentir.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Email


¿Quieres recibir las publicaciones en tu e-mail?

Consulta aquí nuestra política de privacidad. Una vez dado tu consentimiento pasarás a formar parte de mi lista de suscriptores, donde recibirás ocasionalmente por email mis publicaciones así como información sobre otros productos/servicios que puedan surgir a partir de este proyecto.