La vitamina C mata preferentemente las células madre del cáncer en el carcinoma hepatocelular a través de SVCT-2

La vitamina C (ácido L-ascórbico, ascorbato, VC) es un agente quimioterapéutico potencial para pacientes con cáncer.

Sin embargo, los efectos antitumorales de la CV farmacológica en el carcinoma hepatocelular (CHC) y en las células madre del cáncer de hígado (CSC) aún no se han dilucidado por completo.

Se emplearon paneles de líneas celulares de CHC humanas, así como modelos de xenoinjertos derivados de pacientes con CHC (PDX) para investigar los efectos antitumorales de la CV farmacológica.

El uso de la CV y ​​el riesgo de recurrencia de CHC se examinaron retrospectivamente en 613 pacientes con CHC que recibieron una resección hepática curativa como tratamiento inicial.

Los experimentos in vitro e in vivo demostraron además que las concentraciones clínicamente alcanzables de VC inducían la muerte celular en células de cáncer de hígado y que la respuesta a VC se correlacionaba con las expresiones del transportador 2 de vitamina C dependiente de sodio (SVCT-2).

Mecánicamente, la captación de VC a través de SVCT-2 aumentó las ROS (especies reactivas de oxígeno) intracelulares, y posteriormente causó daño en el ADN y el agotamiento de ATP, lo que llevó a la detención del ciclo celular y la apóptosis.

Lo más importante es que SVCT-2 se expresó altamente en CSC hepáticos, que promovieron su auto renovación y los hicieron más sensibles a VC.

En los modelos de xenoinjerto de líneas celulares de CHC, así como en los modelos PDX, la VC afectó drásticamente el crecimiento del tumor y eliminó las CSC hepáticas.

Finalmente, el estudio de cohorte retrospectivo mostró que el uso de VC por vía intravenosa se relacionó con una mejor supervivencia sin enfermedad (SSE) en pacientes con CHC (HR ajustada = 0,622; IC del 95%: 0,487 a 0,795, p <0,001).

Nuestros datos resaltan que la VC farmacológica puede matar de manera efectiva las células cancerosas del hígado y erradicar preferentemente las CSC hepáticas, lo que proporciona evidencia adicional que respalda la VC como una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento del CHC.

Este artículo ha sido traducido al castellano. Puedes acceder a la publicación original aquí

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Email


¿Quieres recibir las publicaciones en tu e-mail?

Consulta aquí nuestra política de privacidad. Una vez dado tu consentimiento pasarás a formar parte de mi lista de suscriptores, donde recibirás ocasionalmente por email mis publicaciones así como información sobre otros productos/servicios que puedan surgir a partir de este proyecto.