Terapia Vitamina C

La vitamina C mata preferentemente las células madre del cáncer en el carcinoma hepatocelular a través de SVCT-2

La vitamina C (ácido L-ascórbico, ascorbato, VC) es un agente quimioterapéutico potencial para pacientes con cáncer.

Sin embargo, los efectos antitumorales de la CV farmacológica en el carcinoma hepatocelular (CHC) y en las células madre del cáncer de hígado (CSC) aún no se han dilucidado por completo.

Se emplearon paneles de líneas celulares de CHC humanas, así como modelos de xenoinjertos derivados de pacientes con CHC (PDX) para investigar los efectos antitumorales de la CV farmacológica.

El uso de la CV y ​​el riesgo de recurrencia de CHC se examinaron retrospectivamente en 613 pacientes con CHC que recibieron una resección hepática curativa como tratamiento inicial.

Los experimentos in vitro e in vivo demostraron además que las concentraciones clínicamente alcanzables de VC inducían la muerte celular en células de cáncer de hígado y que la respuesta a VC se correlacionaba con las expresiones del transportador 2 de vitamina C dependiente de sodio (SVCT-2).

Mecánicamente, la captación de VC a través de SVCT-2 aumentó las ROS (especies reactivas de oxígeno) intracelulares, y posteriormente causó daño en el ADN y el agotamiento de ATP, lo que llevó a la detención del ciclo celular y la apóptosis.

Lo más importante es que SVCT-2 se expresó altamente en CSC hepáticos, que promovieron su auto renovación y los hicieron más sensibles a VC.

En los modelos de xenoinjerto de líneas celulares de CHC, así como en los modelos PDX, la VC afectó drásticamente el crecimiento del tumor y eliminó las CSC hepáticas.

Finalmente, el estudio de cohorte retrospectivo mostró que el uso de VC por vía intravenosa se relacionó con una mejor supervivencia sin enfermedad (SSE) en pacientes con CHC (HR ajustada = 0,622; IC del 95%: 0,487 a 0,795, p <0,001).

Nuestros datos resaltan que la VC farmacológica puede matar de manera efectiva las células cancerosas del hígado y erradicar preferentemente las CSC hepáticas, lo que proporciona evidencia adicional que respalda la VC como una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento del CHC.

Este artículo ha sido traducido al castellano. Puedes acceder a la publicación original aquí

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Email
Vitamina C

Vitamina C: efecto atenuante sobre el crecimiento y la proliferación en tumores malignos sistémicos

El reciente artículo de J. Cha et al. proporciona una lectura muy interesante [1]. La vitamina C puede atenuar el crecimiento del tumor en una serie de otras neoplasias malignas sistémicas.

La vitamina C tiene un impacto negativo en el crecimiento de tumores en los cánceres de mama. Del mismo modo mitiga la metástasis tumoral. Media este efecto en parte al atenuar los niveles de IL-6 [2]. Se observa un efecto similar en los niveles de VEGF. Curiosamente, se ha demostrado que el ácido ascórbico intravenoso mejora significativamente la calidad de vida de los sobrevivientes de cáncer de mama durante la quimioterapia [3]. Por ejemplo, los síntomas como la depresión y las náuseas disminuyen notablemente. Se observan efectos antiproliferativos mejorados cuando la vitamina C se administra junto con agentes como el ácido retinoico [4]. En un estudio reciente, la relación sinérgica informada de ácido retinoico y vitamina C fue de 1.72. La vitamina C también aumenta la actividad antineoplásica de los agentes quimioterapéuticos como el cisplatino [5]. Del mismo modo, aumenta la sensibilidad de las células de cáncer de mama a agentes como la doxorrubicina.

Se observan efectos similares en las neoplasias gástricas. La vitamina C tiende a aumentar la apoptosis intratumoral. Media este efecto regulando a la baja 14–3–3σ a través de una vía dependiente mitocondrial [6]. Parte de estos efectos pro-apoptóticos también están mediados por la regulación positiva del receptor de la transferrina p38-MAP quinasa [7]. También aumenta la relación Bax / Bcl-xL. Estos efectos son dependientes de la dosis. La administración de vitamina C también aumenta la actividad de la superóxido dismutasa. La vitamina C también mejora la expresión de MHC de clase I por las células cancerosas [8]. Al mismo tiempo, la expresión de Fas (CD95) se incrementa notablemente. Como resultado, la sensibilidad de las células cancerosas a los anticuerpos anti-Fas se acentúa significativamente.

Del mismo modo, se han observado niveles reducidos de vitamina C en los pacientes con carcinomas de próstata. De hecho, estudios recientes indican que la vitamina C atenúa notablemente el crecimiento del tumor en neoplasias malignas prostáticas refractarias [9]. También tiene un impacto negativo en la metástasis tumoral. Parte de estos efectos están mediados por la inhibición de VEGF. Al mismo tiempo, la vitamina C tiene un efecto inhibitorio sobre la MMP-9 [10].

Los ejemplos anteriores destacan claramente los importantes efectos antineoplásicos de la vitamina C.

Referencias:

1. Cha J, Roomi MW, Ivanov V, et al.Ascorbate depletion increases growth and metastasis of melanoma cells in vitamin C deficient mice. Exp Oncol 2011; 33: 226–230.
2.  Cha J, Roomi MW, Ivanov V, et al. Ascorbate supplementation inhibits growth and metastasis of B16FO melanoma and 4T1 breast cancer cells in vitamin C-deficient mice. Int J Oncol 2013; 42: 55–64.
3. Vollbracht C, Schneider B, Leendert V, et al.Intravenous vitamin C administration improves quality of life in breast cancer patients during chemo-/radiotherapy and aftercare: results of a retrospective, multicentre, epidemiological cohort study in Germany. In Vivo 2011; 25: 983–90.
4. Kim KN, Pie JE, Park JH, et al. Retinoic acid and ascorbic acid act synergistically in inhibiting human breast cancer cell proliferation. J Nutr Biochem 2006; 17: 454–62.
5. Kurbacher CM, Wagner U, Kolster B, et al. Ascorbic acid (vitamin C) improves the antineoplastic activity of doxorubicin, cisplatin, and paclitaxel in human breast carcinoma cells in vitro. Cancer Lett 1996; 103: 183–9.
6. Ha YM, Park MK, Kim HJ, et al. High concentrations of ascorbic acid induces apoptosis of human gastric cancer cell by p38-MAP kinase-dependent up-regulation of transferrin receptor. Cancer Lett 2009; 277: 48–54.
7. Nagappan A, Park KI, Park HS, et al. Vitamin C induces apoptosis in AGS cells by down-regulation of 14–3-3sigma via a mitochondrial dependent pathway. Food Chem 2012; 135: 1920–8.
8. Yu Y, Bae S, Kim H, et al. The anti-tumor activity of vitamin C via the increase of Fas (CD95) and MHC I expression on human stomach cancer cell line, SNU1. Immune Netw 2011; 11: 210–5.
9. Surapaneni KM, Ramana V. Erythrocyte ascorbic acid and plasma vitamin E status in patients with carcinoma of prostate. Ind J Physiol Pharmacol 2007; 51: 199–202.
10. Pollard HB, Levine MA, Eidelman O, Pollard M. Pharmacological ascorbic acid suppresses syngeneic tumor growth and metastases in hormone-refractory prostate cancer. In Vivo 2010; 24: 249–55.

Este artículo ha sido traducido al castellano. Puedes acceder a la publicación original aquí.

 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Email